Como son los gatos

¿Como son físicamente los gatos?

Gato, animal pequeño, principalmente carnívoro (Felis catus), que pertenece a la familia de los Félidos. … Como casi todos los miembros de la familia felina, el gato doméstico tiene uñas retráctiles, buen oído y olfato, una notable visión nocturna y un cuerpo compacto, musculoso y muy flexible.

El gato posee una memoria excelente y muestra una considerable aptitud para aprender por medio de la observación y la experiencia. La esperanza natural de vida del gato doméstico es de unos 15 años.

La mayoría de los científicos considera que las variedades de pelo corto del gato doméstico derivan del gato Felis libyca, una especie de gato salvaje africano domesticada por los antiguos egipcios, quizás ya desde el 2500 a.C., y transportada por los caballeros de las Cruzadas a Europa, donde se mezclaron con los gatos salvajes autóctonos más pequeños. Las razas de pelo largo podrían descender del gato salvaje asiático (Felis manul). A través de los siglos, el gato ha mantenido prácticamente el mismo tamaño, con un peso aproximado de 4 kg al completar su desarrollo, y han preservado su instinto para la caza solitaria.

El cuerpo de un gato doméstico es extremadamente flexible: su esqueleto está formado por más de 230 huesos (el esqueleto humano, aunque es mucho más grande, sólo contiene 206 huesos), su pelvis y hombros están unidos a la espina dorsal con mucha más holgura que en la mayoría de los cuadrúpedos. La gran habilidad que tiene el gato para saltar se debe, en parte, a su poderosa musculatura. La cola le da estabilidad cuando salta o cae.

Las garras del gato están diseñadas para capturar y sujetar a su presa. Las uñas, afiladas, curvas y retráctiles, están enfundadas en una almohadilla suave y curtida al final de cada uno de los dedos de las patas y las saca para pelear, cazar o trepar. El gato marca su territorio arañando y dejando su olor en árboles u otros objetos; sus uñas dejan arañazos visibles y las glándulas odoríferas de las almohadillas su olor. Los dientes del gato tienen como fin morder, no masticar. Los poderosos músculos de su mandíbula y sus afilados dientes le permiten dar un mordisco mortal a su presa.

¿Donde viven los gatos y de que se alimentan?

¿Donde viven los gatos?

Donde viven los gatos salvajes o callejeros casi siempre se les ve cerca de restaurantes o urbanizaciones donde puedan conseguir comida en la basura o hasta alimentarse de otros animales como ratones, palomas o insectos en algunos casos. 

A día de hoy es algo muy extraño encontrarse a un gato en medio del campo o de la selva, ya que esta especie ha ido evolucionando y situándose siempre cerca de las personas, las cuales le van a ayudar a conseguir la comida, pero también un refugio en el que cobijarse.

En el caso de los gatos salvajes o también conocidos comúnmente como callejeros, estos van a intentar vivir lo más cerca posible de los humanos, con el fin de aprovechar la comida que estos dejan, ya sea en la basura, como también en medio de la calle. Si tienen posibilidad también se van a alimentar de otros animales, como es el caso de palomas, ratones o incluso insectos.

Cuando hablamos del gato domesticado, su lugar de descanso se puede decir que puede ser cualquier sitio. Estos animales son bastante caprichosos y si han encontrado una zona de la casa que está caliente y en el que se sienten cómodos, van a echarse a dormir la siesta en ese lugar, aunque nos hayamos gastado un buen dinero en su cama y en tener los mejores cuidados para tu gato.

¿Que comen los gatos?

Los gatos son principalmente carnívoros, aunque también van a necesitar de verduras para desarrollarse mejor. El porcentaje de este último será muy reducido, ya que su sistema digestivo está mejor preparado para la carne o el pienso elaborado con carne, pero sin embargo, una alimentación en la que se incluya verduras va a conseguir que su estómago, como también sus intestinos queden más limpios.

Tenemos para ti una sección especial en la que puedes aprender todo sobre la alimentación de los gatos, pudiendo saber cuánta comida debes darle a diario y otros consejos.

¿Que comen los gatos domésticos?

Ya tenemos muy claro que los gatos son carnívoros por lo que su dieta debe basarse en:

  • Proteína de origen animal: pavo, pollo, ternera, etc., o pescado.
  • Ácidos grasos.
  • Vitaminas.
  • Minerales.
  • Aminoácidos como la taurina que consiguen a través de la carne.
  • Agua.

Los gatos son carnívoros así que lo que comen los gatos es principalmente carne, tienen que comer carne en su dieta para poder sobrevivir. Sus antepasados ​​primarios vivían con una dieta a base de pequeños roedores.

Si bien la dieta adecuada de los felinos domésticos –sea casera o comercial- debe definirse en función de su peso y de su edad -y pensando en sus necesidades nutricionales-  seguro que tu minino no deja de exigirte algunas golosinas extra. Todo en su justa medida, y con previa autorización del veterinario, te contamos cuáles son los alimentos que tu gato adorará comer.

Sin descuidar su dieta, puedes ofrecer a tu gato algunas apetitosas comidas como premio

Si bien cada minino es un mundo y no a todos les gusta lo mismo, entre la lista que te detallaremos a continuación tu gato encontrará, sin duda, varias de sus “comidas extra” preferidas.

Además, como ya sabes, tu ronroneante amigo es muy inteligente y tiene un gran olfato. Así que pronto descubrirá lo que le gusta y encontrará las maneras de hacértelo saber.

Y si bien la idea es que no se salga de  su dieta para evitar el sobrepeso, haz el cálculo de las calorías diarias que debe ingerir incluyendo una pequeña porción de alguno de estos alimentos que tu gato adorará seguramente.

Conoce el listado de alimentos que tu gato adorará comer

Más allá de las delicatessen y golosinas que puedes comprar en la tienda de mascotas y que, por lo general, les encantan a los mininos, algunos alimentos que suelen encontrarse a disposición en la alacena o heladera de cualquier hogar, también  harán las delicias de tu gatito. Toma nota.

Partiendo de la base de que estos animales son carnívoros, empecemos por los “platos” que incluyen proteína animal. Aquí incluimos carne de:

  • Pescado. Parecen  preferir el salmón, el rape y el atún.  No olvides quitarle las espinas.
  • Res (vaca). Córtala en porciones pequeñas, o dásela picada.
  • Pollo o pavo. Evita que coma las pieles, que contienen mucha grasa.
  • Cerdo. Les encanta. Y qué decir del jamón. Esto explica por qué muchos alimentos comerciales incorporan estos ingredientes en sus fórmulas.

En todos los casos, y para evitar posibles parasitosis, debes darle a tu mascota la carne cocida.

Leche y derivados, entre las opciones preferidas de los gatos domésticos

Además, entre las exquisiteces que tu gato seguramente te demandará, se encuentran los productos lácteos, que debe ingerir con moderación:

  • Queso. Sobre todo si es de esos esos duros y sabrosos y se lo proporcionas rallado. Pero tampoco se oponen a dar lengüetazos sobre una cuchara o un plato con queso untable. Además, de esta manera estás aportando calcio a su dieta.
  • Yogur. Mejor ofrécele el natural, que no esté saborizado.
  • Leche. Este es  un clásico. Pero ten en cuenta que debe ser deslactosada para evitar que le provoque problemas digestivos, en especial diarreas.

A los gatos también le apetecen los cereales

Si bien las harinas y los granos no forman parte de la alimentación natural de los gatos, la cercanía con el hombre ha hecho que amplíe sus gustos alimentarios a través del tiempo. Así que no te extrañes si tu minino te reclama:

  • Arroz. Además es ideal para contribuir a que se recupere si tuvo algún problema gastrointestinal.
  • Pastas. Dales las que no sean rellenas y evita acompañarlas con salsas que puedan tener elementos nocivos para el minino, como es el caso de la cebolla.
  • Galletas. Pero que no abuse de las dulces.

Más difícil es encontrar felinos domésticos  que se desvivan por una porción de frutas o de verduras. Pero que los hay es cierto. Y comen, por ejemplo, calabaza o sandía.

¿Que beneficios tiene tener un gato en casa?

7 beneficios de tener un gato para la salud

  • Reducción del estrés. Acariciar gatos reduce los niveles de cortisol (hormona relacionada con el estrés). …
  • Efecto terapéutico en personas con autismo. …
  • Inspiran emociones positivas. …
  • Ronroneo sanador. …
  • Protegen el corazón. …
  • Mejora la salud mental. …
  • Mejora la salud general.

Muchos siempre lo han sabido y cada vez existen más estudios que lo demuestran. En la mayoría de los casos, tener mascota y, más concretamente, tener un gato, es beneficioso para nuestra salud. Hoy te desvelamos hasta dónde llegan los beneficios de tener uno o varios felinos como mascota.

Reducción del estrés

Acariciar gatos reduce los niveles de cortisol (hormona relacionada con el estrés). Se cree, también, que el contacto físico con gatos incrementa en humanos la producción de ondas tetha cerebrales, que habitualmente se producen en estados de relajación y calma profunda.

Efecto terapéutico de los gatos en personas con autismo

El contacto físico con las mascotas incrementa los niveles de oxitocina, una hormona que está vinculada con el establecimiento de relaciones sociales. Un estudio encontró niveles menores de oxitocina en sangre en niños autistas. Se ha comprobado que el incremento de niveles de oxitocina en autistas disminuye las conductas repetitivas y mejora la habilidad de evaluar el significado emotivo de la entonación al hablar. Por otra parte, otro estudio reveló que los niños con autismo que tenían mascota se sentían más tranquilos y se relacionaban con mayor facilidad.

Inspiran emociones positivas

Una encuesta realizada a 7000 personas en 2015 indicó que ver vídeos o fotografías de gatos suponía un incremento en las emociones positivas (felicidad, esperanza…) de la persona que los visualizaba, así como un aumento de sus niveles de energía.

Ronroneo sanador

Tras observar varios felinos domésticos y salvajes, se ha comprobado que el ronroneo se produce a una frecuencia de entre 20 y 140 Hz, siendo lo más habitual una frecuencia de 20-50 Hz en gatos domésticos. Parece ser que esta vibración sonora estimula la curación de tejidos, especialmente en lesiones que afectan a tendones y músculos. Asimismo, reduce el dolor y ayuda a incrementar la densidad ósea.

Protegen el corazón

Convivir con mascotas se ha asociado con la disminución del estrés, la reducción de la presión sanguínea y, por lo tanto, menor riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Un estudio realizado en 2009 en el que hubo más de 4000 participantes que habían tenido o tenían actualmente mascota (perros y/o gatos), reveló que las personas que habían convivido con gatos tenían menor riesgo de sufrir infarto de miocardio que los que no vivían con felinos. Curiosamente, la convivencia con perros no demostró estar asociada a una reducción del riesgo a padecer enfermedades cardiovasculares, incluyendo el infarto miocárdico.

Mejora la salud mental

Una encuesta realizada en 2011 a 600 personas, de las cuales la mitad padecían en ese momento un problema de salud mental, reveló que el 87% sentía que tener gato tenía un impacto positivo en su vida y el 75% sobrellevaba mejor el día a día gracias a la compañía de su gato.

Mejora la salud general

Si actualmente no tienes gato y te estás planteando dejar entrar uno en tu vida has de saber que en un estudio llevado a cabo con casi un centenar de participantes, resultó que durante el primer mes tras la adquisición de una mascota (perro o gato), las personas daban puntuaciones mejores en un cuestionario de salud general comparado con las personas que no tenían mascota. En las personas con mascota hubo una reducción significativa en la incidencia de problemas de salud menores durante este periodo. Así que… ¿a qué estás esperando?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *