El significado de los sueños

Los sueños ocurren porque, cuando dormimos, nuestro cerebro sigue funcionando, es decir, nunca llega a apagarse del todo y sigue habiendo actividad cerebral. Sin embargo, es una actividad mucho menor que tiene el propósito de reparar el organismo, restablecer su metabolismo y recuperar las energías para hacer frente a los dilemas de la vida diaria.

La mayoría de los sueños se producen en la fase NREM, una etapa de sueño profundo que nos impide recordarlos. Es decir, aquellas partes del cerebro encargadas de la memoria están desactivadas y por ello no nos acordamos de nada. En cambio, en la fase REM la actividad cerebral es mucho mayor (similar a la vigilia), y es entonces cuando recordamos todo aquello que hemos soñado.

Es entonces cuando se desata la imaginación del subconsciente y nos sumergimos en aventuras extravagantes carentes de cualquier tipo de lógica que reflejan nuestros temores e inquietudes más profundas. Son experiencias oníricas que, si aprendes a analizar mediante la interpretación de los sueños, te ayudarán a conocerte mucho mejor a ti mismo y a entender el significado todos esos problemas que asaltan tu mente día sí, día también.

Hay gente que piensa que los sueños tienen un carácter premonitorio, sin embargo, no son más que el reflejo de tus miedos, aspiraciones y preocupaciones más recientes. A partir de ellas, el subconsciente traza una historia con un significado difícil de entender. Soñamos con amigos, parejas (y ex parejas), que nos persiguen, que somos capaces de volar y hasta con la propia muerte. Y al despertar, nos preguntamos si esos acontecimientos eran reales o un simple fruto de nuestra mente.

El ser humano lleva milenios intrigándose sobre qué significan los sueños. Con la evolución de la ciencia y la psicología clínica, se han realizado varios descubrimientos en el mundo de la onirología que han llevado a crear el diccionario para la interpretación de sueños. No obstante, existen discrepancias ya que es un área en la que predomina la subjetividad, al igual que ocurre con la quiromancia, el psicoanálisis o el tarot. Esto se debe a que las experiencias oníricas varían según tu personalidad y la etapa de tu vida que estás atravesando actualmente.

En este sentido, cuando llega la noche y cierras los ojos, no es de extrañar que tu subconsciente empiece a mostrarte tus problemas del día anterior, tus aspiraciones tus deseos más ocultos.

  • En muchas ocasiones, puede que te veas junto a tu novio, familiares, enemigos o gente de tu trabajo. Este tipo de sueños suelen dar la impresión de que realmente los has vivido.
  • Pero en otros casos, los sueños no son tan obvios y es necesario indagar en el subconsciente para lograr una interpretación precisa… a través del libro de los sueños. En este caso, hay que fijarse en todos los elementos que aparecían en la experiencia onírica y estudiarlos por separado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *