GATO MONTES

Gato Montes
GATO MONTES

El gato montés (Felis silvestris), también conocido como gato salvaje o, más formalmente, como gato montés euroasiático, es una especie de mamífero carnívoro salvaje de la familia de los félidos y que habita en Eurasia y Ãfrica. Tiene muchas subespecies, como el gato montés europeo (Felis silvestris silvestris), el gato salvaje asiático (Felis silvestris ornata) y el gato salvaje africano (Felis silvestris lybica). Se puede hibridar con los gatos domésticos que han sido abandonados en la naturaleza o se han asilvestrado.

CARACTERÍSTICAS GATO MONTÉS

Es un felino de pequeño tamaño, y el antecesor salvaje de los gatos domésticos (Felis silvestris catus).

Los gatos salvajes generalmente son de constitución más robusta que sus parientes caseros. Suelen ser de color predominante pardo grisáceo atigrado, más claro y ocráceo en el vientre y partes inferiores, con cuatro rayas negras longitudinales en la frente, que van a converger en una línea que recorre toda la espina dorsal.

Los ejemplares de la subespecie europea (Felis silvestris silvestris) tienen una capa de pelo más espesa y la cola más poblada y ancha que la del gato doméstico, con su punta negra y al menos dos franjas negras anchas junto a ella.

El gato montés euroasiático a veces puede ser confundido con un gato doméstico asilvestrado de capa parda rayada pero, en el caso de la forma euroasiática, puede diferenciarse por su espesa cola, más robusta y ancha, con terminación roma y redondeada, y con al menos tres anillos negros completamente cerrados. La única prueba morfológica indudable para distinguir al gato salvaje del doméstico es la medición de la capacidad craneana, ligeramente mayor en el primero.

  • Dimensiones corporales: cabeza y cuerpo, 51 a 76 cm; cola, 26 a 31 cm.
  • Peso: 2,8 a 5,8 kg.
  • Su apariencia general es la de un gato doméstico atigrado muy robusto, con la cabeza proporcionalmente más grande y la cola más corta y gruesa, redondeada en la punta.
  • El color general es gris oscuro con tonos amarillentos. Cuatro líneas negras recorren la parte dorsal del cuello, y el cuerpo tiene un esbozo de franjas transversales oscuras, que son las que le confieren aspecto de gato atigrado. En la cola se observan de dos a cuatro anillos negros (raramente cinco), más o menos bien definidos, y una franja ancha, también negra, en la punta. La garganta y el vientre son de color mucho más pálido, mientras que las plantas de los pies son negras.
  • Presenta dimorfismo sexual: el macho es ligeramente más grande que la hembra (entre un 15 y un 25%).

HÁBITAT GATO MONTES

El hábitat principal del gato montés lo constituyen las áreas de bosque relativamente bien conservadas, aisladas de la actividad humana. Es un animal típico del bosque mediterráneo. Los ecosistemas más adecuados para la especie lo constituyen el matorral mediterráneo bien conservado del sur y del centro de la Península, junto con estepas, bosques caducifolios y zonas húmedas del norte.

Se distribuye por toda Europa y la mayoría de las islas mediterráneas. En la Península Ibérica su distribución es poco conocida, pero parece que se encuentra por casi toda la Península Ibérica y las Islas Baleares. Localmente se puede presentar en elevadas densidades, especialmente en determinadas zonas del sur de España.

El gato montés está catalogado como especie “de interés especial”. Son animales esquivos y retraídos que necesitan amplias zonas con abundante cobertura vegetal y una baja densidad humana. Los problemas más importantes a los que se enfrenta son los siguientes:

  • La pérdida de su hábitat, que provoca la desaparición de muchas poblaciones y hace que se fragmenten otras.
  • El descenso de las poblaciones de conejo.
  • La hibridación con el gato doméstico.
  • Los métodos selectivos y no selectivos de caza.

Alimentación Gato Montés

El gato montés es un gran cazador de roedores, pequeñas aves y sobre todo conejos, que constituyen la base de su alimentación.

Suele cazar al acecho, esperando a que la presa se ponga a su alcance, para después con un fuerte salto capturarla con las garras y un mordisco en la nuca si son presas pequeñas o asfixiando a las más grandes. En muchos casos también se arrastra a ras de suelo y mediante sigilosas aproximaciones consigue capturar a sus presas. Suele ascender a los árboles para expoliar nidos alimentándose tanto de pollos como de huevos. Además de buen trepador es un buen nadador.

Sus hábitos son fundamentalmente crepusculares y nocturnos. Es bastante monótono en sus paseos, siguiendo los mismos senderos en sus desplazamientos. Durante el día descansa en el espeso matorral o en cualquier sitio resguardado.

En la mayoría de los casos vive de manera solitaria, aunque puede formar pareja para cazar. Los machos comparten su territorio con 3 a 5 hembras, pero nunca con individuos del mismo sexo. Para marcarlo suelen orinar en lugares concretos y restriegan sus glándulas anales con la vegetación, arañan árboles y depositan excrementos en lugares elevados.

Los adultos se defienden ferozmente de sus enemigos, pero sus crías pueden ser capturadas por lobos, linces, zorros o grandes águilas.

Reproducción

Llegado el mes de diciembre comienza la época reproductora, en la que el macho delimita su territorio defendiéndolo de intrusos. El celo dura hasta febrero.

En este período las hembras maúllan fuertemente y marcan también su territorio con orina, excrementos y secreciones glandulares para mostrar su receptividad.

El macho puede copular con varias hembras, y aunque es un animal solitario, se mantiene unido a la hembra durante el período de reproducción.

La gestación dura entre 63 y 69 días, al final de los cuales la hembra busca grietas y árboles huecos, donde pare una única camada al año, de dos o tres crías. Interviene ella sola en el cuidado de las mismas, durante unos cinco meses.

Los machos alcanzan la madurez sexual a los 9 ó 10 meses de edad, mientras que las hembras lo hacen a los 10 ó 12 meses. Su longevidad máxima es de 15 años.

Ocasionalmente se ha comentado que ciertos machos han acabado con la vida de algunas crías, nunca suyas. Esto tendría un claro significado biológico: fecundar de nuevo a la hembra, asegurándose de que los genes de la nueva descendencia serán suyos.

A menudo el gato montés se cruza con el gato doméstico.

Video gato montés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *